Super Metroid – Super Nintendo

super_metroidJugar la saga Metroid en orden de lanzamiento me está permitiendo poder disfrutar de cada título sin ningún tipo de bagaje. Así, enfrentarse a cada nuevo Metroid está siendo muy agradable, ya que vuelvo a tener la oportunidad de disfrutar de una jugabilidad que me encanta pero con algún nuevo añadido. En el caso de Super Metroid este nuevo añadido es la función de automapeado. Supongo que si hubiera querido pasarme el Metroid de NES después de haber terminado Super Metroid se me habría hecho mucho más cuesta arriba.

Por supuesto las mejoras técnicas también ayudan a incrementar esa sensación de disfrute: mejores gráficos, mejores músicas y efectos, y la posibilidad de añadir pequeñas secuencias cinemáticas in-game hacen que todo sea más redondo. El mayor número de botones del mando de la Super Nintendo también ayuda, y tener la posibilidad de apuntar en diagonal hacia arriba y hacia abajo hace las cosas más sencillas.

Sin embargo, no todo es positivo. Algunos aspectos del control, como el super salto tras una carrera o saltar de pared en pared, son muy frustrantes por lo difícil que es llevar a cabo dichos movimientos con éxito. Incluso el salto continuado en las últimas horas de juego se me atragantaba a veces.

Otro aspecto no demasiado positivo es la dificultad. Super Metroid es mucho más sencillo que sus predecesores. El automapeado ayuda muchísimo, y creo que los autores del juego no fueron capaces de ajustar la dificultad de manera acorde. No será muy difícil llegar al final. Siempre se puede, por supuesto, volver a rejugar para intentar conseguir superar el juego en menos tiempo con tal de conseguir el mejor final posible (sin duda algo muy característico de la saga), pero habiendo tantos juegos a los que no he jugado esperando para que les eche el diente no es algo que me haya hecho plantearme dedicarle más horas.

Sin embargo, las virtudes sin duda superan a los defectos y he de estar de acuerdo con todos aquellos que afirman que Super Metroid se trata de uno de los mejores juegos jamás creados.

Anuncios

Super Mario Bros. 3 – Nintendo Entertainment System

smb3Y con este ya puedo decir que he completado todos los Super Mario Bros. de la NES. Es una espina que tenía clavada. Realmente quería ponerme con este juego, pero el hecho de que no se pueda grabar la partida ni haya contraseñas, unido a su longitud y a la dificultad de los últimos niveles, hacía imposible que pudiera dedicarme en serio a completarlo. Así que en cuanto he tenido un día de vacaciones entero para mi, sin ningún otro compromiso, me he decidido sentarme y no levantarme de la silla hasta terminarlo.

¿Qué puedo decir de Super Mario Bros. 3 que no se haya dicho ya? Sin duda la fama del juego es muy bien merecida: gran cantidad y variedad de niveles, buena factura técnica (aunque las músicas pueden ser un poco repetitivas, sobre todo las de los mapas), interesantes enemigos y muchísimos secretos por descubrir. En serio, lo único malo que puedo pensar es que el no poder grabar la partida no me ha permitido pasar tiempo explorando el mundo tanto como me hubiera gustado.

Y la dificultad puede llegar a ser endiablada, sobre todo a partir del mundo 7, pero no es nada que no se pueda superar con práctica. A fin de cuentas, podemos continuar todas las veces que queramos. Es un buen desafío, sobre todo si lo comparamos con las últimas entregas 2D de la saga.

Siguiente objetivo: Super Mario World de Super Nintendo. Afortunadamente sí que es posible grabar en este caso 🙂

EarthBound Beginnings – Nintendo Entertainment System

Siempre había leído/escuchado que EarthBound (o Mother, como se le conoció en Japón) es una de las mejores sagas de JRPG de Nintendo. Sin duda el título más laureado de la trilogía es el de Super Nintendo, pero al que yo he jugado es al de NES, y la verdad es que no está nada mal, puesto en contexto.

motherEarthBound Beginnings nos cuenta la historia de un niño con poderes psíquicos que se embarca en una serie de aventuras para ayudar a su comunidad que desembocan en una trama de implicaciones mundiales. La historia es interesante, y se agradece que el tema no sea el típico de fantasía o de ciencia ficción. Sin embargo, un problema que he visto en este apartado es que al principio del juego no existe mucha motivación para hacer lo que el personaje está haciendo. Conforme la trama avanza sí que hay objetivos claros, pero en este sentido el título cojea, sobre todo al principio como ya he comentado.

Mother no destaca en el apartado técnico si lo comparamos con otros JRPGs de la misma época, pero esto se suple con la originalidad y variedad de los enemigos,  las melodías, y con el hecho de que en ningún momento se abusa de la necesidad de grinding para poder avanzar.

Y ya que hablo de avanzar, es importante destacar que Mother no es un juego excesivamente complicado, sobre todo si se tiene experiencia en JRPGs de la época de los 8 bits. El mapeado del mundo es bastante lineal, las mazmorras no tienen diseños intrincados, y además podemos visualizar un mapa del mundo que nos facilita bastante la tarea.

No recomendaría este juego a alguien que nunca hubiera jugado un JRPG, sobre todo un JRPG de la vieja escuela (los dejes típicos del género están muy presentes) pero sin duda es un título de calidad que sin duda puede ser disfrutado por alguien que se haya enfrentado a títulos similares.

Final Fantasy II – Nintendo Entertainment System

descarga

Me ha costado bastante poder jugar a la segunda parte de la saga Final Fantasy en su versión original y en un lenguaje que no fuera el japonés. Muchas de las ROM traducidas al inglés no funcionaban bien. Finalmente pude hacerlo. Sé que existen remakes para plataformas más modernas, pero quería jugar al juego tal como fue concebido.

Todavía no entiendo por qué la saga Final Fantasy despierta tantas pasiones, pero lo que si que es verdad es que este título me ha sorprendido por diversos motivos. En primer lugar, la historia es más elaborada que la de muchos JRPGs de su misma época, con bastantes giros y personajes que se unirán a nuestro grupo y lo abandonarán en un momento dado. En esto se diferencia de otros juegos de rol en los que el objetivo desde el principio al final de la partida es recoger un determinado número de objetos (los orbes de Final Fantasy 1) o simplemente matar a un enemigo.

Por otra parte, el sistema de experiencia es bastante innovador. En lugar de tener un contador de puntos de experiencia global para cada personaje, ésta se adquiere de manera individual para cada una de las habilidades (armas, hechizos, características de personajes, etc.) conforme las vayamos utilizando. Esto hace el juego más estratégico, con más decisiones que tomar.

Sin embargo, también hay aspectos que no me han gustado demasiado. Por ejemplo, ciertas armas no se pueden utilizar dependiendo de la posición que ocupe el personaje durante el combate (vanguardia o retaguardia). No he visto ninguna opción para cambiar la posición de un personaje, por lo que cuando alguno moría y pasaba a la retaguardia, ya no podía utilizar alguna de sus armas a menos que me dedicara a matar y resucitar a miembros de mi propio equipo para volver a tener cada personaje en su posición correspondiente.

Un problema en mi opinión del sistema de experiencia es que una vez que dejas de entrenar en algo es bastante probable que nunca más lo vuelvas a utilizar en la partida. Esto me paso por ejemplo con la inmensa mayoría de los conjuros, cuyo uso ya no tenía ningún sentido en las últimas etapas de la aventura.

En el apartado técnico no hay muchas diferencias con la primera parte. Quizá el mapa de juego es pequeño, y el número de posibles enemigos no muy elevado, pero creo que esto se suple con el tamaño de algunas mazmorras. Sobre todo la última mazmorra, que es demasiado larga para mi gusto. Incluso después de haber hecho un mapa y saber que dirección tenía que seguir en cada momento, tardé más de una hora en llegar desde la entrada hasta el enemigo final.

Interesante y bastante original en varios aspectos, pero una vez más, jugablemente desfasado y sólo para aficionados al género.

Mega Man 2 – Nintendo Entertainment System

megaman2Poco voy a poder comentar de este título, ya que Mega Man 2 sigue la fórmula del original casi sin salirse del guión. Me ha gustado tanto como la primera parte, y me alegra pensar que todavía tengo tantas secuelas por jugar.

Uno de los cambios más importantes es la introducción de un sistema de contraseñas, por lo que al contrario que en el caso de Mega Man, no es necesario completar todo el juego de un tirón. Sin embargo, la última fase es muy larga en comparación con el resto, y por lo tanto el sistema de contraseñas pierde un poco el sentido.

Los gráficos son muy buenos para la época. El diseño de niveles y de enemigos finales están muy trabajados, y en definitiva, se trata de un gran juego. Eso sí, las músicas, aunque de bastante calidad, son muy repetitivas al final, y no tan buenas en algunas fases.

Los Mega Man tienen fama de ser juegos muy frustrantes. Esa no ha sido mi impresión con Mega Man 2, que he podido completar en relativamente muy poco tiempo incluso en el máximo nivel de dificultad. Sin duda un juegazo.

Donkey Kong Country – Super Nintendo

33501-Donkey_Kong_Country_(Europe)_(En,Fr,De)-4Donkey Kong Country se presentó en su día como una revolución técnica: gráficos de 32 bits en una consola de 16 bits. Pero la cosa tenía truco, ya que se trataba de crear sprites pre-renderizados a partir de modelos 3D. Sin embargo, la publicidad consiguió su objetivo y pronto este cartucho se convirtió en un clásico que sigue recibiendo alabanzas hoy en día, tantos años después. Yo nunca lo había jugado antes, así que me enfrentaba al título desde un punto de vista objetivo, sin dejar que la nostalgia me cegara. Así que, una vez que dejamos el apartado técnico de lado, ¿qué tal funciona Donkey Kong Country como juego?

Lo cierto es que Donkey Kong Country es un plataformas 2D tal cual podíamos encontrar a patadas por aquel entonces. Los controles son un poco toscos, y cuesta bastante hacerse a ellos. Y al final acabas manteniendo pulsado el botón de correr todo el tiempo para hacer los saltos más sencillos.

Avanzar requiere paciencia y memorización, ya que a veces no es posible salvar la partida hasta que consigues superar varios niveles. Y no estoy en contra de esto, es algo que me gusta. El problema es que la dificultad de los niveles no está bien medida, y nos podemos encontrar fases muy frustrantes seguidas de otras que son un paseo. Esto se agrava con el hecho de que a veces no puedes ver a un enemigo hasta que es muy tarde para reaccionar.

Sin embargo, el reto hace que lo sigas intentado hasta llegar al final, lo cual no debería tomar muchas horas. Y una vez superado el enemigo final, tienes la posibilidad de seguir explorando secretos para alcanzar el porcentaje del 100%. Desgraciadamente perdí la paciencia y me quedé en un 70%. Simplemente, la frustración no hacía que el esfuerzo mereciera la pena.

En definitiva, interesante haberlo jugado por su valor histórico, pero quizá no de los mejores plataformas que he jugado.

Baldur’s Gate + Tales of the Sword Coast – PC

baldurs Por fin he podido terminar Baldur’s Gate, después de tantos años desde la primera vez que lo jugué, allá por la época en la que fue publicado. Se da también la situación de que es el primer RPG occidental que completo. Así que aparte de la satisfacción personal, ¿qué más puedo comentar sobre este clásico?

Antes de empezar, debo aclarar que he jugado la versión clásica del juego, no la nueva edición remasterizada. No había oído cosas buenas de la nueva versión, y además prefiero la resolución antigua.

Puedo entender por qué Baldur´s Gate es un clásico. Se trata de una simulación muy fidedigna de las reglas del Advanced Dungeons and Dragons, y además está situado en un mundo muy rico, con muchas localizaciones que explorar, objetos mágicos que encontrar, y personajes que descubrir. Efectivamente, es muy bueno como simulación, pero desafortunadamente, creo que no funciona tan bien como juego de ordenador.

A costa de simular tan bien las reglas del juego de mesa original, se introduce mucha aleatoreidad en el juego, demasiada, que lleva a que tus personajes mueran una y otra vez, por lo que te ves obligado a cargar partidas constantemente.

De hecho, jugando a este juego te convertirás en un ingeniero de las partidas guardadas, ya que deberás conservar varias que te permitan volver a diferentes puntos de la historia si así es necesario. Esto es así por muchos motivos: porque a veces es muy tarde para reaccionar a algo y necesitas volver atrás en el tiempo para prepararte mejor, por la cantidad no muy pequeña de bugs que hace que te puedas quedar atascado sin poder avanzar, porque necesitas ver qué viene a continuación para preparar los hechizos antes del siguiente encuentro, etc.

En este sentido, creo que los juegos de rol occidentales de hoy en día, a pesar de no ser tan buenas simulaciones, funcionan mucho mejor como videojuegos, y por lo tanto, son más sencillos de jugar.

Si eres un completista, Baldur´s Gate no es el juego para ti. Hay demasiadas misiones secundarias, y es imposible completarlas todas, no precisamente porque sean demasiadas, sino porque a veces no es posible seguir adelante con algunas de ellas por otros eventos que se hayan producido en el juego.

Me ha quedado una sensación agridulce, y si de juegos de rol antiguos se trata, prefiero los japoneses de momento.

Metroid II: Return of Samus – Game Boy

descarga (1)El segundo juego de la saga Metroid traslada todas las virtudes y jugabilidad del primer título de NES a la portátil primigenia de Nintendo, y obviando el tema del color, nos encontramos ante una mejora del original en casi todos los aspectos. Los gráficos son grandes y están muy bien definidos, aunque la baja resolución hace que la protagonista ocupe una gran porción de la pantalla y que sea un poco difícil ver lo que tenemos alrededor. Pero sinceramente, esto no supuso ningún obstáculo para disfrutar del juego. Otra ventaja sobre el original es la posibilidad de salvar la partida, en lugar de tener que anotar largos passwords.

El único aspecto negativo en la parte técnica lo encontramos en el sonido. Las músicas in-game están bastante bien, pero son escasas. La mayoría del tiempo solo escucharemos sonido ambiente de fondo. Los efectos de sonido son también bastante escasos, y la “música” del menú de inicio es de lo más estridente que he escuchado en mi vida. Siempre que enchufaba el juego trataba de pasar el mal trago del menú de inicio lo más rápido posible.

Los juegos de Game Boy suelen ser fáciles. Y Metroid 2 no es una excepción. No necesitarás muchas horas para completarlo. Pero en ciertos aspectos es más difícil que el Metroid de NES. Los metroids son más difíciles de eliminar, y el mapeado es bastante más enrevesado. Hacer un mapa mientras jugaba fue bastante frustrante. También es complicado encontrar algunos secretos escondidos. Sin embargo, y como decía, se puede percibir Metroid 2 como sencillo porque el mapeado no es tan extenso y porque no es necesario encontrar todos los power ups para poder llegar al final. Eso sí, el enemigo final es duro de pelar.

Esta segunda parte supone una buena evolución sobre el título original que hace muy buen uso de los recursos de la máquina en la que se ejecuta.

Super Mario Bros. 2 – Nintendo Ertentainment System

mario2.png Terminar este juego ha sido toda una odisea. Me ha costado varios meses, porque al no tener puntos de guardado, y requerir la partida completa tanto tiempo (un poco menos de dos horas) solamente podía sentarme a intentar completarlo cuando tenía suficiente tiempo libre. Y al final lo he conseguido, eso sí, de manera dramática, a un toque de morir y sin más vidas. Todavía estoy sudando.

Super Mario Bros. 2 tiene bastantes defectos. El diseño de niveles no es de lo mejor que he visto. Niveles muy fáciles se intercalan con niveles más difíciles, sin ningún tipo de orden. Niveles muy cortos mezclados con niveles muy largos. Muy poca coherencia en general, y varios elementos cuya utilidad no está muy clara. ¿Me puede explicar alguien para qué sirven las cerezas?

La jugabilidad tampoco es demasiado buena. A veces agacharte te protege de los proyectiles que vuelan a media altura, pero otras veces no. Además, hay ciertos elementos que dependen de la suerte (aunque afortunadamente no demasiados).

Pero también hay cosas que me han gustado. La posibilidad de escoger personajes con diferentes características es una. O la mecánica de recoger hortalizas o enemigos del suelo. No he echado de menos aniquilar enemigos saltando sobre ellos. Los enemigos finales están bien diseñados y tienen patrones interesantes. Y hay bastante variedad visual en los niveles, incluyendo ideas muy interesantes.

Eso sí, una vez superado, no creo que lo vuelva a jugar en mucho tiempo. Creo que es el pero juego de toda la saga en mi opinión.

Zelda II: the Adventure of Link – Nintendo Entertainment System

Zelda_II,_The_Adventure_of_Link_(North_Temple).png ¿Por qué dice la gente que este segundo Zelda de la NES no tiene nada que ver con el resto de juegos de la saga? ¿Es simplemente por la perspectiva lateral? ¿Y por qué mucha más gente prefiere el primer Zelda a esta segunda parte? No lo entiendo, la verdad. Puede que no haya envejecido demasiado bien (tampoco la primera parte se mantiene muy jugable actualmente), pero la verdad es que si tengo que elegir entre los dos me quedo sin ninguna duda con esta secuela.

Hay muchos aspectos de este juego que me han gustado mucho, como el sistema de experiencia, o lo bien enlazados que están los diferentes niveles y partes del mapa entre sí. La dificultad en general está muy bien medida (excepto el último templo, en el que las cosas se vuelven complicadas de forma muy abrupta). Y solo ha habido dos ocasiones en las que me haya quedado un poco atascado sin saber muy bien qué hacer, aunque el juego es totalmente pasable sin necesidad de usar ninguna guía.

Solamente ha habido dos detalles que no me han gustado en absoluto. En un determinado momento es necesario barrer y examinar todas y cada una de las localizaciones del mapa, una por una, buscando un objeto que es imprescindible para poder avanzar. Hubiera estado bien que hubieran dado al menos una pista. Y el tempo final es demasiado frustrante, al menos comparado con el resto del juego. Hubiera estado mejor que el salto de dificultad no hubiera sido tan brusco.

En resumen, ha sido divertido completar este juego, pero como suelo decir en estos casos, papel, lápiz y paciencia son imprescindibles para avanzar.